APROCAM ASOCIACIÓN DE CACAOTEROS DE MUISNE

Capture

 

 

Esmeraldas es una de las provincias cacaoteras más im­portantes del país, destacada por la calidad de este cultivo que en los últimos años se está desarrollando de forma sustentable, con asesoría técnica especializada que orienta la labor de los agricultores de la región, la mayoría de los cuales hoy están agru­pados en diversas asociaciones.

 

La Asociación de Productores de Cacao de Muisne (APROCAM) es una organización legalmente constituida desde el año 2008 –aunque sus primeros miembros empezaron a agruparse desde el 2004-. Entre los objetivos principales de la Asociación está el promover el incremento de la productividad, el mejoramiento de la calidad de cacao, la comercialización asociativa y la conso­lidación de alianzas comerciales, “con el fin de alcanzar un mejor desarrollo socio-económico de los miembros de la agrupación, sus familias y sus comunidades”, declara Olmedo Castro Jama, Presidente de APROCAM.

 

Esta Asociación cuenta con 75 miembros, pero se calcula que el número aumentará a unos 130 hasta finales de este año. La condición para el ingreso de un nuevo asociado es que tiene que cambiar su forma de trabajar. “Primero lo visitamos en su finca y constatamos que no se haya aplicado químicos en los cultivos por lo menos durante tres años consecutivos; luego lo estimula­mos a certificar sus plantas y tan solo a partir de entonces com­pramos su producción”, explica Castro.

 

 

Los miembros de la Asociación de Cacaoteros de Muisne participan de to­dos los proyectos que desarrolla la or­ganización, reciben apoyo para obtener créditos, se les entrega plantas, se les brinda asesoría y asistencia técnica en la finca, se les enseña a clonar en el sem­brío y también reciben la colaboración del resto del grupo a través de mingas. APROCAM organiza además talleres de capacitación para sus socios, lo que les permite alcanzar mejores logros tanto en el manejo de sus cultivos como en el progreso socio-económico de sus fami­lias y de su comunidad.

 

 

La Asociación cuenta también con el soporte de organismos nacionales e in­ternacionales tales como la Corporación Esmeraldeña para la Formación y Desa­rrollo Integral (CEFODI), que les ayuda a canalizar y concertar convenios con ONG y otras entidades de cooperación para el desarrollo. A través del apoyo de la Coo­peración Belga, reciben la asesoría de dos técnicos para mejorar el manejo de sus cultivos y la calidad de su cacao. En estos últimos años ha habido un aumen­to de cultivos y de la producción. Empe­zaron con 3 quintales y ahora alcanzan a 16 y hasta 18 por hectárea. 

 

 

LA Asociación cuenta con su propio Centro de Acopio, don­de realizan únicamente el pro­ceso de fermentación del cacao ya que en esta área montañosa casi no se ve el sol, por lo tanto, no se puede hacer un buen se­cado in situ, a lo sumo se le baja un poco la humedad y se lo tras­lada a Atacames.

 

El MAGAP igualmente les apoya para que realicen nuevos sembríos entregán­doles plantas de 3 clones seleccionados por el INIAP: EET-95, EET-96, y EET-103, cuyo comportamiento ha sido evalua­do y que gracias a su compatibilidad se desarrollan mejor en la zona. De igual forma, les enseñan técnicas para el me­joramiento de plantas viejas.

 

 

Entre las ventajas competitivas del cacao de esta zona de Esmeraldas está el hecho de que definitivamente se trata de un cacao nativo, en su mayoría de las variedades Forastero y Fino Aroma o Na­cional -que es diferente de otras varieda­des que existen en el resto del mundo, por ser nativa-. Hasta hace poco, su gran resistencia a las enfermedades permitió que estas plantas sobrevivan sin mayor cuidado en la agreste área montañosa de la provincia. Hoy, los campesinos propietarios de fincas con plantaciones de cacao, agremiados en APROCAM, es­tán aplicando compost en el suelo, así como también otras prácticas amigables con el medio ambiente, con la finalidad de dar más nutrientes a las plantas y ge­nerar aún más resistencia y, sobre todo, mayor productividad.

 

La característica general de los cul­tivos de la zona es la siembra mixta, es decir, las plantas y árboles de cacao con­viven junto a otras plantas frutales típi­cas de la región como banano, naranja, zapote, mango, lima, etc. Esto le otorga al cacao de Esmeraldas características organolépticas muy variadas: aromas frutales, florales o a frutos secos como nueces. Asimismo, la mayor parte de los cultivos están entre 10 a 25 mts. de altura, lo que también hace que depen­diendo de la franja climática y el tipo de suelo, los sabores sean aún más diversos y particulares.

 

Hasta el año anterior APROCAM abastecía solo al mercado local, pero desde este empezará a exportar a EEUU. Según dice el Presidente de APROCAM, les pagan un poco más que a los com­pradores locales, pero también exigen condiciones como certificar el cacao con sellos de Comercio Justo, aunque ya posee certificaciones que lo acreditan como “Orgánico”.

 

 

Actualmente, APROCAM se ha aso­ciado también con otros gremios a nivel provincial. Seis agrupaciones asociadas le venden su cacao a Ecuatoriana de Chocolate, Salinerito, Transmar, entre otros. APROCAM produce alrededor de 150 toneladas de cacao anuales, pero entre todas las asociaciones congrega­das logran juntar alrededor de 380 tone­ladas, lo que equivale solamente al 70% de la producción de la zona, ya que no todos los agricultores están todavía den­tro de la agrupación.